Requiem por Federico, Rafael De León

Estamos ante un poema que trata otra vez el recuerdo del asesinato del gran poeta Federico García Lorca. Así, se sitúa la localidad en que mataron a Lorca y la época del año. Todo el universo flamenco, gitano, sufrió como propia su muerte, su asesinato. El poeta sólo puede ser recordado mediante la poesía porque, al no saber dónde está su cuerpo, no pudieron amortajarlo, enterrarlo y hacerle misa.

Hay un recuerdo de su pelo rizo y que Granada, al morir él, quedó vacía, ese «deshabitada» de la que habla el poeta. La manera de honrarlo, de recordarlo, es mediante la ofrenda de los gitanos. Bailan con tristeza hasta romperse la ropa, algo de gran importancia en su tradición, por él. Los sones son tristes, fúnebres. La ofrenda sigue a la noche, con fuerza, como una espada que quiere y con los «olés» que amaba Lorca.

El poeta, que siente el taconeo de los zapatos de los bailarines como el galope del caballo, recuerda al poeta y lo siente cerca, presente, mientras todos lo extrañan. Sufren quienes amaban su literatura, los que eran parte de sus poemas, los gitanos, y aquellas mujeres que lo deseaban y bailaban para él en vida y buscaban su boca. El poeta hubiera deseado haber estado con él antes de su muerte, haber disfrutado a su lado un último instante.

En la parte cuarta de este poema, hay una referencia a uno de sus poemas. Él no ha podido ser amortajado. Una mujer, su belleza, le hace recordar al poeta la belleza de Lorca y, al mismo tiempo, el frío de su piel, como los muertos. El protagonista del poema, en referencia a los Camborios, está muerto como Lorca y esto hace que el poeta llore y grite de dolor por él y por Lorca.

Una nueva referencia al poema «Llanto por Ignacio Sánchez Mejías», al que Lorca le escribió un poema cuando murió en la plaza de toros por una cornada mortal. Se sorprende, muerto, de la pérdida del poeta. Los toros bravos, junto a los trigales y al amanecer mugen, lloran por la muerte del poeta que tanto los elogió. Lorca busca el torero para que le cure, para que le dé fuerzas porque tiene miedo y se siente perdido en la muerte.

El personaje de Bernarda Alba, también busca el poeta para que encuentre en la pared. En este caso el jinete es Lorca y Angustias llora la muerte del poeta y reza por su alma. Pepe el Romano es Lorca y, como el personaje de su famosa obra de teatro, muere.

Aparece otro personaje de los textos de Lorca, Marianita Pineda, quien cose la ropa con detalles en rojo, que recuerdan a la sangre derramada y la belleza de la rosa. Muerte de Lorca y belleza del poeta. Lo que cose también es la mortaja que, como dice el poeta, es para el propio poeta andaluz.

Aparecen nuevas referencias poéticas de la obra de Lorca, en este caso a la obra «bodas de sangre». Una referencia a la muerte, a la sangre derramada por el odio sin razón. La pérdida de Lorca es como la pérdida del hijo único para una madre. Al final, una bala acabó con la belleza de ese hijo y no una navaja.


Nota de Susana Marín. Abr. 2015

Poema original: Requiem por Federico

I

Lo mataron en Granada,
una tarde de verano
y todo el cielo gitano
recibió la puñalada...

Sangre en verso derramada,
poesía dulce y roja
que toda la vega moja
en amargo desconsuelo
«sin paño de terciopelo
ni cáliz que la recoja».

(Por cielos de ceniza
se va el poeta;
la frente se le riza
como veleta.
Toda Granada
es una plazoleta
deshabitada)

II

«Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos».
En la plama de sus manos
como un niño lo traían...

Las mujeres se rompían
los volantes de la enagua,
y el Darro bailaba el agua
en un triste soniquete
que sonaba a martinete
y a cante grande de fragua...

(¡Encended los faroles;
romped el velo;
cantad por "caracoles",
que viene el duelo!
¡Como una espada,
llevadlo, así, entre "oles"
por su Granada)

III

No te vayas buen amigo
quédate aquí con nosotros;
están soltando los potros
junto a lo verde del trigo...

Están soñando contigo
temblando de calentura,
gitanas de piel oscura
y brillante cabellera
y hay una boca que espera
morderte labio y cintura...

(Desnúdate deprisa,
que vengo herido;
quédate con la risa
como vestido...
Quiero beberte
y que luego dormido
venga la muerte...)

IV

«Rosa de los Camborios
gime sentada a la puerta»
medio viva y medio muerta
entre paños mortuorios.

A la luz de los velorios,
con pena de jazmín chico,
cual dos palomas sin pico
muestra sus pechos helados,
heridos y acuchillados
lo mismo que Federico.

(¡Que doble, bronce y plata,
la Vela, Vela,
que se ha muerto la nata
de la canela!
Mi bien amado
de limón y ciruela
va amortajado...)

V

«Ignacio Sánchez Mejías
con toda su muerte al hombro»
sale pálido de asombro
a las barandas sombrías...

Todas las ganaderías
mugen a la misma hora
y en el filo de la aurora,
junto a los bravos erales,
sobre el mar de los trigales,
la brisa también lo llora...

(¡Ignacio, dame el vaso
con el ungüento;
no puedo dar un paso,
ya no me siento!
Quiero abrazarte,
pero me ciega un viento
de parte a parte...)

VI

Dentro de su traje oscuro
te nombra Bernarda Alba...
la tarde pinta de malva
la rosa blanca del muro.

En la calle pisa duro
un caballo sin jinete;
dan en la torre las siete
y Angustias, con voz sombría,
solloza un Ave María
derrumbada el el poyete.

(Por la tapia del huerto
te llamé en vano...
—¡Dime que no está muerto
Pepe, el Romano!—
Ciego de zambra,
con un Ángel gitano
va por la Alhambra...)

VII

—¿De quién es ese lamento
que sobre la noche rueda?...
—De Marianita Pineda,
que está bordando en el viento...

Con hilos de sentimiento,
a la vez que borda y canta
y con mano fina planta
entre sangrientos jardines
una rosa de carmines
que enjoyará su garganta...

(¿Qué bordas, Marianita,
sobre esa tela?
La flor para una cita
que me desvela...
¡En seda cuaja
lo que Granada grita
que es su mortaja...)

VIII

«¡Hijo con un cuchillito
que apenas cabe en la mano»,
de tu romance gitano
cortaron la flor del grito!

¡Ay, qué dolor infinito
de pedernal y de rosa;
voy y vengo como loca
sin que consolarme pueda
porque ni un hijo me queda
para llevarme a la boca!

(Aquel traje de pana
que se ponía...
Aquella faja grana
que se ceñía...
¡Tanto cuidarlo,
y una flor de canana
para matarlo!).

IX

Desde su balcón volado,
pálida, triste y mocita,
te llama Doña Rosita,
con el aliento apagado...

Un heliotropo morado
le acuchilla las ojeras
y corta con sus tijeras
adormecidas de herrumbre
su corazón hecho lumbre
por cincuenta primaveras...

(¿Quién cambió los papeles
en el piano?
¿Quién secó los claveles
de mi verano...?
¡Ay, qué tormento!
¿Dónde estás, primo hermano,
que no te siento?)

X

Sobre el hoyo de la cama
donde su flor se le mustia
igual que un río de angustia
una mujer se derrama...

Llama en vano, llama y llama
al hijo que se le esconde...
—¿En qué jardines, en dónde,
hallar mi nardo de esperma...?

Grito preñado de Yerma
al que el hijo no responde...

(¡A la nana, mi niño,
que es madrugada...!
¡A la nana, cariño,
flor de Granada!
¡Si yo pudiera
quedarme embarazada
yo te pariera!)

XI

«Antonio Torres Heredia
Camborio de dura crin»,
llora al filo de la media
noche por el Albaicín...

Suena la voz de un muecín
como una fuente delgada,
y desde Sierra Nevada,
una paloma doliente,
baja a besarle la frente
al poeta de Granada...

(¿A dónde vas, amigo,
con tu secreto?
Te llevarás conmigo
voz y soneto...
¡Cómo gemía
dentro de tu esqueleto
la poesía!).