Ay del sueño, Mario Benedetti

El poeta desea a alguien. Sueña con ella de manera recurrente y duda de si mismo y de lo que siente, excepto del deseo de estar con ella físicamente. Es un deseo, es algo que todavía no se ha producido porque él no la conoce. Y es este desconocimiento lo que le impide dormir, porque la idea de estar con la mujer que ama es obsesiva, algo casi como la adoración a una santa, a una virgen. Desea y anhela saber quién puede ser esa persona. Decide esperar y soñar con un encuentro con ella. Desea estar a su lado para siempre.

Este es un poema especial porqué trata el amor de una manera diferente. Aquí ya se nos dice desde el primer momento que el poeta desea estar con una mujer que no conoce, que ni siquiera sabe si existe. Es por ello que nos preguntamos si es un poema en el que él ama al amor o al amor personalizado en la figura de una mujer.

Cuando leemos el poema pensamos que es esa segunda opción. El poeta desea enamorarse de una mujer, de alguien que entre en su vida de una manera importante, por sorpresa, sin que el casi tenga donde asirse. Intuimos que tiene en su mente un ideal de mujer que desearía conocer, pero de la que no da información al lector. Por eso nuestra imaginación se abre paso a través de los versos intentando escudriñar si nos aporta alguna pista acerca de esa mujer soñada.

Por supuesto, Benedetti expresa claramente que no busca únicamente una relación de amistad, una relación intelectual, etcétera. También busca una relación íntima, profunda, sexual, que le llene de todas las maneras posibles, porque el amor es así. El amor cuando entra en nuestro interior lo abarca todo, tanto lo personal como lo íntimo, y es inseparable lo uno de lo otro. Es más, el poeta desea vivir todas esas experiencias con intensidad.

El poeta sueña despierto que algún día conocerá a esa mujer. Es como si tuviera claro que tiene que existir. No sabe en qué momento de su vida y mucho menos cómo será físicamente. Lo único que sí tiene claro es que baja todas sus barreras para dejar que ese sueño, que él considera algo real, aparezca en su vida.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Ay del sueño

Ay del sueño 1
si sobrevivo es ya borrándome 2
ya desconfiado y permante 3
y tantas veces me hundo y sueño 4
muslo a tu muslo 5
boca a tu boca 6
nunca sabré quién sos 7

ahora que estoy insomne 8
como un sagrado 9
y permanezco 10
quiero morir de siesta 11
muslo a tu muslo 12
boca a tu boca 13
para saber quién sos 14

Ay del sueño 15
con esta poca alma a destajo 16
soñar a nado tiernamente 17
así me llamen permanezco 18
muslo a tu muslo 19
boca a tu boca 20
quiero quedarme en vos 21

22

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: Sobre el pensamiento critico de unamuno, en su obra. Cristicaba esto, mas no est... | Parejas
  • Saul Muñoz Lopez: La esencia y el tiempo. Como se elabora un comentario filosofico propio. A p... | Parejas
  • Saul Muñoz Lopez: Como la luna. Los paseores son como mi espacio personal de mi niñez, y las estr... | Ante un Cadáver

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos