A Tientas, Mario Benedetti

Cuando tenemos algo seguro nos asusta lo nuevo por miedo a perder lo conseguido. Sin embargo, el ser humano, si quiere, puede saber lo que vendrá. Distingue la luz de la oscuridad, lo que no es nada, sólo restos. Reconoce al hipócrita, lo viejo y caduco, lo que es sólo belleza exterior, las dudas de los demás porque conocemos las nuestras.

Avanzamos con miedo, despacio, buscando amores pasados o que no aportan nada. Sin embargo el miedo no importa, así como tampoco las dudas y la incertidumbre del camino, el tiempo que nos llevará recorrerlo o a quien nos encontraremos. No importa porque nos tendremos a nosotros mismos y avanzaremos aunque no haya luz. Nuestro destino es avanzar en nuestro camino sin saber qué es lo que nos encontraremos.

El miedo al cambio, a lo nuevo es algo de lo que nos habla el poeta en estos versos. Nadie conoce qué es lo que nos puede ocurrir, a quién podemos conocer en nuestro camino vital. Únicamente sabemos lo que nos ocurre en el presente. El miedo en el ser humano es un mecanismo de defensa innato. Sin embargo, el poeta nos invita a no pensar en ello y lanzarnos a lo desconocido.

Lo desconocido implica inseguridad, implica la novedad y también implica alegrías, tristezas y sufrimiento. Pero al mismo tiempo también significa avanzar, llenar nuestra mochila con momentos irrepetibles que, seguramente, jamás volveremos a vivir. Pero tenemos que hacerlo sabiendo que todo lo que venga será desconocido. Iremos a ciegas sin tener dónde asirnos, apoyarnos. Además, nadie garantiza que no quedemos dañados en el camino o, quizás, todo lo contrario. Todo depende de que demos ese primer paso, de que el miedo inicial sea la fuerza para iniciar un nuevo viaje personal, trascendente.

Cuando acabamos de leer este poema, sentimos cómo el poeta parece haber hecho ese viaje, haber pasado por esas etapas vitales que, cada uno de nosotros, recorrerá a ciegas, sin saber lo que ocurrirá, desconociendo qué personas entrarán en nuestra vida y serán parte de nosotros el resto de nuestra trayectoria vital o no. Lo esencial es tener la valentía de avanzar.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: A Tientas

Se retrocede con seguridad 1
pero se avanza a tientas 2
uno adelanta manos como un ciego 3
ciego imprudente por añadidura 4
pero lo absurdo es que no es ciego 5
y distingue el relámpago la lluvia 6
los rostros insepultos la ceniza 7
la sonrisa del necio las afrentas 8
un barrunto de pena en el espejo 9
la baranda oxidada con sus pájaros 10
la opaca incertidumbre de los otros 11
enfrentada a la propia incertidumbre 12
se avanza a tientas / lentamente 13
por lo común a contramano 14
de los convictos y confesos 15
en búsqueda tal vez 16
de amores residuales 17
que sirvan de consuelo y recompensa 18
o iluminen un pozo de nostalgias 19
se avanza a tientas / vacilante 20
no importan la distancia ni el horario 21
ni que el futuro sea una vislumbre 22
o una pasión deshabitada 23
a tientas hasta que una noche 24
se queda uno sin cómplices ni tacto 25
y a ciegas otra vez y para siempre 26
se introduce en un túnel o destino 27
que no se sabe dónde acaba. 28

29

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Alejandra: ¿Quien es el hablante lírico? Nostalgia José santos chocano... | Quién sabe!
  • Carmen: Este poema es hermosísimo. Sé de memoria la primera estrofa desde que iba a la... | Invernal
  • JUAN CARDENAS MACEDO: Bendito el amor que permite dolor tan intenso, siempre será amar para más amar... | Adiós para Siempre