Soneto casi insistente en una noche de serenatas, Gabriel García Márquez

Al poeta le gustaría estar con una mujer cuando escucha la música de una serenata. Esta música sale del interior del corazón y busca siempre el despertar el sentimiento de la amada, aunque lo que sienta el amante sea una mentira. El poeta desea una serenata para amar a una mujer. Busca el amor verdadero, correspondido. Una serenata es música amorosa que, a veces, nace del dolor por ser correspondido, nace de lo más profundo del sentimiento.

La temática principal del poema, como no podía ser otra manera, es el amor. Éste se ve desde el punto de vista de un hombre que da una serenata a una mujer para ser correspondido en los sentimientos. El poeta, al escuchar la música, las canciones, sueña con poder hacer lo mismo y que el amor llame nuevamente a su puerta.

Como podemos extraer de los versos, parece que este acto ha despertado en él una serie de sentimientos que parecían escondidos y que, a raíz de la música, han brotado de la misma forma que el amor ha vuelto a nacer en su interior. El amor no solamente es la búsqueda de la correspondencia de los sentimientos sino también fuente de inspiración para su poesía.

El amor es una mujer a la que cantarle, a la que llamar a través de la música y conseguir que corresponda a los sentimientos del poeta. Busca que sea una serenata porque expresa mejor el amor, porque parte de algo íntimo que se muestra a todos, ya que todos pueden escucharlo, incluida la persona amada.

Sin embargo, cuando acabamos de leer el poema, parece que hay cierta tristeza en el poeta. Parece que está pasando por un momento de infelicidad, sufriendo quizá por lo mismo que desea, el amor. Sin embargo, aunque hay dolor en su corazón, desea encontrar ese sentimiento y ser correspondido.

Es por ello que también podemos extraer que la música también es una temática importante en el poema, ya que despierta los sentimientos más íntimos del poeta acerca del pensamiento amoroso y cómo desea ir un poco más allá y a amar, encontrar esa persona que le corresponda.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Soneto casi insistente en una noche de serenatas

Al pasar me saluda y tras el viento 1
que da al aliento de su voz temprana 2
en la cuadrada luz de una ventana 3
se empaña, no el cristal, sino el aliento 4

Es tempranera como una campana. 5
Cabe en lo inverosímil, como un cuento 6
y cuando corta el hilo del momento 7
vierte su sangre blanca la mañana. 8

Si se viste de azul y va a la escuela, 9
no se distingue si camina o vuela 10
porque es como la brisa, tan liviana 11

que en la mañana azul no se precisa 12
cuál de las tres que pasan es la brisa, 13
cuál es la niña y cuál es la mañana. 14

15

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Luis Haro Mendoza: es un poema regiamente armonizado con un lenguaje literario que desborda con sen... | El Brindis del Bohemio
  • Juan Carlos: Excelente análisis poético. Solamente que el nombre correcto para referirse a... | Hombres necios que acusáis (Redondillas)
  • Jacqueline Navarrete: Alfredo Espino, Poeta Salvadoreño, se le conoce como "El poeta triste" y es que... | Las Manos de Mi Madre