Guerra!, José De Espronceda

El poeta quiere entrar en combate, se anima para la lucha y sabe que al ganar la batalla, un poema ensalzará ese momento. Arenga al pueblo a luchar, a levantar la cabeza y negarse a seguir siendo sometidos por el yugo del poder. Poco a poco el pueblo se levantará en armas, con banderas con las que reivindicaran el cambio.

El pueblo desea luchar por la libertad, por un futuro mejor, por una patria ilusionante y si hay que tomar las armas, se hará. La finalidad es que el país sea libre. Hay que vencer a los tiranos, a los forajidos que han robado al pueblo. Cada muerto es una razón para la lucha por un futuro mejor, es un motivo para odiar a quien intenta someterlos.

Hay una arenga al pueblo: la patria es generosa y también significa libertad. Las banderas sólo buscan la paz. El grito del pueblo, su lucha y reivindicaciones resuena poderoso. Ese mismo grito asusta el poder establecido, a quien quiere someter al pueblo. Luchar por lo que uno cree nos hace sentir vivos y la victoria da felicidad. El poema ataca a los carlistas y el poeta desea que estos desaparezcan. Los considera unos traidores. Se dirige al pueblo: buscar la libertad para hacer con ella un país mejor, un futuro esperanzador.

Un nuevo poema que es una arenga, exhortación a un pueblo para que se levante en armas contra quien intenta someterlo. En este caso el poeta dirige claramente la intención del mismo a un grupo muy concreto de personas: los carlistas. No solamente es una lucha contra el poder, sino también contra este grupo que apoya al poder.

Como podemos comprobar, únicamente se busca el levantamiento del pueblo sin que se indique ningún momento las consecuencias del mismo, como pueden ser la guerra y sus consecuencias. Se busca el levantamiento como una búsqueda de la libertad que se ha perdido y, al mismo tiempo como esa libertad es un fin en sí mismo. Si el levantamiento llega hasta el final y se consiguen los objetivos, el pueblo será libre, tendrá todo lo que busca, un futuro mejor.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Guerra!

¿Oís?, es el cañón. Mi pecho hirviendo 1
el cántico de guerra entonará, 2
y al eco ronco del cañón venciendo, 3
la lira del poeta sonará. 4

El pueblo ved que la orgullosa frente 5
levanta ya del polvo en que yacía, 6
arrogante en valor, omnipotente, 7
terror de la insolente tiranía. 8
Rumor de voces siento, 9
y al aire miro deslumbrar espadas, 10
y desplegar banderas; 11
y retumban al son las escarpadas 12
rocas del Pirineo; 13
y retiemblan los muros 14
de la opulenta Cádiz, y el deseo 15
crece en los pechos de vencer lidiando; 16
brilla en los rostros* el marcial contento, 17
y dondequiera generoso acento 18
se alza de PATRIA y LIBERTAD tronando. 19

Al grito de la patria 20
volemos, compañeros, 21
blandamos los aceros 22
que intrépida nos da. 23
A par en nuestros brazos 24
ufanos la ensalcemos 25
y al mundo proclamemos: 26
"España es libre ya". 27
¡Mirad, mirad en sangre, 28
y lágrimas teñidos 29
reír los forajidos, 30
gozar en su dolor! 31
¡Oh!, fin tan sólo ponga 32
su muerte a la contienda, 33
y cada golpe encienda 34
aún más nuestro rencor. 35
¡Oh siempre dulce patria 36
al alma generosa! 37
¡Oh siempre portentosa 38
magia de libertad! 39
Tus ínclitos pendones 40
que el español tremola, 41
un rayo tornasola 42
del iris de la paz. 43
En medio del estruendo 44
del bronce pavoroso, 45
tu grito prodigioso 46
se escucha resonar. 47
Tu grito que las almas 48
inunda de alegría, 49
tu nombre que a esa impía 50
caterva hace temblar. 51
¿Quién hay ¡oh compañeros!, 52
que al bélico redoble 53
no sienta el pecho noble 54
con júbilo latir? 55
Mirad centelleantes 56
cual nuncios ya de gloria, 57
reflejos de victoria 58
las armas despedir. 59

¡Al arma!, ¡al arma!, ¡mueran los carlistas! 60
Y al mar se lancen con bramido horrendo 61
de la infiel sangre caudalosos ríos, 62
y atónito contemple el océano 63
sus olas combatidas 64
con la traidora sangre enrojecidas. 65

Truene el cañón: el cántico de guerra, 66
pueblos ya libres, con placer alzad: 67
ved, ya desciende a la oprimida tierra, 68
los hierros a romper, la libertad. 69

70

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • marta: muy bonito el poema, me ha encantado , gracias. marta... | Amor Eterno
  • Juan D. Brito: Un llamado para que velemos por la infancia... | Piececitos
  • Arnaldo Arteaga: Siento dolor pena y quebranto,pero así no es el amor, el amor es dulce,es seren... | Acuérdate de mí

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos