Tú, que Nunca Serás, Alfonsina Storni

Sábado fue, y capricho el beso dado,1
capricho de varón, audaz y fino,2
mas fue dulce el capricho masculino3
a este mi corazón, lobezno alado.4

No es que crea, no creo, si inclinado5
sobre mis manos te sentí divino,6
y me embriagué. Comprendo que este vino7
no es para mí, mas juega y rueda el dado.8

Yo soy esa mujer que vive alerta,9
tú el tremendo varón que se despierta10
en un torrente que se ensancha en río,11

y más se encrespa mientras corre y poda.12
Ah, me resisto, más me tiene toda,13
tú, que nunca serás del todo mío.14

15

En formato PDF
PDF Tú, que Nunca Serás



¿Quiere ayudar? Deje su comentario!

*Todos los mensajes son moderados; su email jamás aparece ni se comparte.

  • Edgardo Saluzzio Jul., 2022

    Le escribe a Horacio Quiroga, que se había ido a vivir a Misiones, en la selva, junto al río, y pretendía que ella se fuera con él.

  • victoria Mar., 2022

    Para mí Alfonsina está siendo sarcástica y finge ser propiedad de él, ya que tiene cierto odio o rencor hacía el patriarcado. Porque, cabe recalcar que ella era feminista.

    En conclusión, este maravilloso poema es una burla hacía el patriarcado. Por su atención, gracias :))


Análisis

La mujer, la poeta, deseaba a un hombre como una relación esporádica y ocurrió que se enamoró de él. Al contrario de lo que deseaba, fue él quien la atrapó, quien la sedujo. Ella sabe que nunca se entregará a ella completamente y que se irá, pero se deja llevar por la situación.

Ella es una mujer precavida, pero la fuerza de la atracción de este hombre rompe sus barreras y la llena por completo. Cuanto más intima con él, más está entregada a esta relación esporádica, sabiendo que no hay correspondencia por parte del hombre hacia ella y que después del encuentro no habrá nada más.

La poética femenina se diferencia de la masculina en detalles como los que podemos leer en estos versos. A diferencia de los poemas de autores masculinos, las mujeres cuando escriben sobre la sexualidad, sobre el deseo o sobre las relaciones con otras personas, son más sinceras, más directas y exponen de una manera clara cuál es la intencionalidad de la relación.

Así, vemos cómo en esta ocasión la poeta no puede evitar enamorarse de la persona que le gusta. Ella es correspondida por un hombre, al que ella desea, sin embargo, esta relación no va a ningún lado porque él no busca una relación seria, únicamente quiere un momento de placer con ella.

Es por ello que, aun siendo consciente de este hecho, ella prefiere vivir esa experiencia, aunque luego sufra, a no vivirla y quedarse siempre con las ganas de haber sabido lo que era estar junto a él. No se nos dice quién es, no se nos describe físicamente, pero sí se insiste en su poder de atracción y en cómo fue seducida, en cómo no pudo evitar sentirse atraída por él y entregarse al deseo físico y emocional que su cuerpo le pedía.

Lo más destacable del poema es que utiliza un tipo de expresiones que el lector capta rápidamente, recibe perfectamente el mensaje de lo que la poeta quiere decir y en ningún momento sentimos que haya algo negativo en ello. De alguna manera entendemos que es algo que puede suceder y, al mismo tiempo, observamos que la poeta acepta la situación sin más, porque ha de ser así y, al mismo tiempo, somos capaces de sentir que el deseo está por encima de todo.

Nota de Susana Marín.

Marín, Susana. Sep., 2015. Tú, que Nunca Serás, de Alfonsina Storni. Poemario. Acceso en https://poemario.com/que-nunca-seras/

Ejemplos de figuras literarias en Tú, que Nunca Serás

Figuras Literarias Ejemplos Descripción
Metáfora "lobezno alado" Se refiere al corazón como un lobezno con alas, destacando la libertad y la fuerza salvaje de los sentimientos.
Metáfora "torrente que se ensancha en río" Compara al varón con un torrente que se transforma en un río, simbolizando su poder, fuerza y crecimiento.
Símil "me embriagué. Comprendo que este vino" Compara el sentimiento experimentado con el efecto embriagador del vino, destacando su intensidad y capacidad de alterar los sentidos.
Prosopopeya "tú el tremendo varón que se despierta" Personifica al varón como alguien que despierta, dando vida y humanidad al concepto.
Hipérbole "tú, que nunca serás del todo mío" Exagera la idea de que el varón no será nunca totalmente suyo, mostrando la intensidad del deseo y la dificultad para alcanzarlo.
Hiperbatón "Ah, me resisto, más me tiene toda" Alteración del orden lógico de las palabras para enfatizar la lucha interna entre la resistencia y la rendición.
Elipsis "No es que crea, no creo, si inclinado" Omisión de elementos en la frase, dando por sentado que el lector los inferirá, generando un efecto de mayor fluidez y naturalidad.
Anáfora "capricho el beso dado, capricho de varón" Repetición de la palabra "capricho" al comienzo de dos versos consecutivos, lo que refuerza la idea del deseo y la acción impulsiva.
Antítesis "mas juega y rueda el dado" Contraposición de dos ideas opuestas, en este caso el juego de azar y la certeza del deseo, mostrando la lucha interna y la incertidumbre.
Oxímoron "dulce el capricho masculino" Combinación de palabras de significado opuesto en un mismo enunciado, mostrando la dualidad y la compleidad de los sentimientos.
Paralelismo "Yo soy esa mujer que vive alerta, tú el tremendo varón que se despierta" Presenta dos versos con estructura y significado similar, mostrando la relación y el contraste entre los personajes.
Metonimia "y más se encrespa mientras corre y poda" Usa la acción de "correr y podar" como una representación del varón y su comportamiento, mostrando su fuerza y control.