Por Qué Se Mató Silva, Julio Flórez

El águila es la personificación de Silva. Se subió a lo más alto de un peñón y se lanzó al vacío como si pudiera volar. La caída hacia abajo hace que mire siempre alejarse del cielo, la vida, la esperanza. Seguramente saltó con los brazos abiertos, como si fueran alas. Como no pudo volar y con la presión del aire, estos le dolían.

Fue al atardecer, cuando el sol se escondía con tonos rojos, que reflejados sobre las montañas nevadas, parecían una imagen de la sangre derramada sobre ellas. Al mirar hacia abajo, fue consciente de todo y eso le hizo sentir más tristeza. La oscuridad del fondo, la tierra, el mundo, el ser humano. La visión del suelo hizo que todo le pareciera negativo y le produjera desprecio.

Está tan mal interiormente que no encuentra consuelo en la luz del cielo o con la oscuridad del suelo, el infierno. Cuando quiso darse cuenta de lo que había hecho, murió estrellado, de cabeza, en una parte del peñón, acabando así con su vida de una manera estrepitosa.

De una manera poética se nos describe el final terrible de una persona: con un suicidio. Destacamos en este poema algunos puntos que nos llaman la atención. Por un lado la belleza poética con la que está diversificado el suicidio de esta persona, que seguramente pensó que así sería finalmente libre, pero que se equivocó.

Por otro lado, también hay que destacar la belleza con la que se describe el paisaje, sobre todo el atardecer, y como este juego de luces contrasta con la oscuridad de la tierra, que podemos interpretar como la realidad, la sociedad, el ser humano. Finalmente hay que destacar el concepto de soledad.

En ningún momento se nos dice que haya nadie más que el en ese lugar. No hay ninguna mención siquiera a algún otro animal, excepto el águila que entendemos que es la personificación del protagonista del poema. Es por ello que no sólo destaca la belleza que hay alrededor del suicidio, sino también la soledad del mismo. Pensemos que si no estuviera esa persona en ese lugar, el poeta no podría describir el mismo porque, en teoría, allí no habría nadie.


Nota de Susana Marín. Jun. 2015

Poema original: Por Qué Se Mató Silva

En lo más abrupto y alto
de un gran peñón de basalto,
detuvo un águila el vuelo:
miró hacia arriba, hacia arriba,
y se quedó pensativa
al ver que el azul del cielo
siempre alejándose iba.

Escrutó la enorme altura
y, con intensa amargura,
sintió cansancio en las alas.
(En la glacial lejanía
el sol moría, moría
entre sus sangrientas galas
bajo la pompa del día).

Y del peñón por un tajo,
miró hacia abajo, hacia abajo,
con desconsuelo profundo;
el ojo vivo y redondo
clavó luego en lo más hondo...
y asco sintió del mundo
¡vio tanto cieno en el fondo!

Si huía el azul del cielo,
si hervía el fango en el suelo,
¿cómo aplacar su tristeza?
Ah, fue tanta su aflicción
que, en su desesperación
se destrozó la cabeza
contra el siniestro peñón.