Y Pensar que Pudimos…, Ramon Lopez Velarde

Este poema habla de una relación que no pudo ser, que no llegó a nada. Ambos anhelaban encontrar el amor verdadero y no se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro. Ahora son conscientes de ello y que tampoco pueden hacer nada para volver atrás y rehacer lo perdido.

Pudieron amarse, alimentarse mutuamente de los sentimientos, gestos y la pasión. Su amor, secreto en un principio, les podía haber hecho soñar y buscar un camino, un sueño común. La entrega mutua física y emocional pudo ser posible y todo lo habría cambiado, pero ninguno de los dos dio ese primer paso.

En ocasiones, queremos encontrar tanto el amor que no nos damos cuenta de que lo tenemos delante, de que la persona que está más cerca de nosotros es la que nos puede hacer más feliz, con la que podemos andar en común ese camino vital que cada uno de nosotros recorre a lo largo de la vida.

Lo peor de todo es que cuando nos damos cuenta, es posible que no podamos dar marcha atrás. Esta es la temática del poema: la ceguera de lo que tenemos delante de nuestros propios ojos. La búsqueda no sólo es interiorizar constantemente para descubrirnos, sino también entender los signos, esos pequeños gestos que tenemos delante de nosotros y que nos orientan hacia dónde debemos ir y cuáles son esas personas que van a ser parte importante de nuestra vida.

Es por ello que cuando perdemos el foco, en muchas ocasiones también nos perdemos a nosotros mismos y olvidamos lo que realmente es importante, perdemos la perspectiva de quienes nos rodean y de lo que nos aportan, tanto espiritual como emocionalmente. Si hablamos del amor, está más cerca de lo que pensamos.

El amor no se improvisa, se va trabajando poco a poco, se va generando y nosotros tenemos que estar atentos a esos pequeños momentos que aportan mucha más información que los libros, los consejos o todo lo que creamos haber aprendido acerca de él. Por delante de nuestras vidas y de nuestros ojos pueden pasar la persona con la que podríamos ser felices el resto de nuestra vida y si no nos damos cuenta y no captamos esas pequeñas señales, pasan de largo y desaparecen o dejamos que se vayan para luego perderlas y arrepentirnos de lo que pudo haber sido y no fue.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Y Pensar que Pudimos…

Y pensar que extraviamos 1
la senda milagrosa 2
en que se hubiera abierto 3
nuestra ilusión, como perenne rosa... 4

Y pensar que pudimos 5
enlazar nuestras manos 6
y apurar en un beso 7
la comunión de fértiles veranos... 8

Y pensar que pudimos 9
en una onda secreta 10
de embriaguez, deslizarnos, 11
valsando un vals sin fin, por el planeta... 12

Y pensar que pudimos, 13
al rendir la jornada, 14
desde la sosegada 15
sombra de tu portal y en una suave 16
conjunción de existencias, 17
ver las cintilaciones del Zodíaco 18
sobre la sombra de nuestras conciencias... 19

20

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: Lo orfico y lo pitagorico han sido dos atrapados de el conocimiento. Cuando desa... | Poema de los dones
  • Mª Angustias Moreno Barrios: Maravilloso poema, gracias por compartir.... | Los Encuentros de un Caracol Aventurero
  • Saul Muñoz Lopez: Critica a Unamuno. Y pie, descanso. Derecho a unas prisas, contrario: seis direc... | Más Allá

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos