Morir soñando, Miguel de Unamuno

El poema se inicia con una cita de la Rojo y Negro de Stendhal. Para el poeta, si sentimos la vida como un sueño, la muerte también lo es. De esta forma, el tiempo es un concepto relativo y la vida, nosotros y nuestro recuerdo es eterno. La muerte es continuación de la vida.

Lo único real es el presente, que es pasado y camino al futuro. Si pensamos que la muerte su sueño, viviremos de otra manera, disfrutando de nuestro camino. Debemos vivir sin pensar en la muerte o soñar con el futuro. Debemos vivir el presente. Debemos disfrutar de la vida sin pensar en si nos juzga Dios. Ser felices y disfrutar de nuestra trayectoria vital.

La idea de que vivimos en un mundo en el que la vida es un sueño y la muerte, de alguna manera también lo es, es recurrente en muchos poemas que toman de esta afirmación clásica un elemento para crear todo tipo de literatura, poesía… Una forma de minimizar el sufrimiento del ser humano. Es por ello que podemos extraer de este poema algunos temas muy interesantes.

Así, el poema mira a la muerte como una continuación de la vida. Es por ello que interpretamos que el poeta invita al lector, al ser humano, a no tener miedo de la muerte, a vivir su vida de una manera plena, con todas las experiencias que pueda y, cuando llegue su momento, que tenga la tranquilidad de marchar hacia un lugar mejor donde vivirá otras nuevas y mejores.

Por otro lado, también nos invita a no pensar permanentemente en la muerte como algo negativo, porque eso nos acerca más a ello, porque eso hace que nuestra mente sea mucho más negativa y que físicamente se manifieste. El poeta aboga por vivir únicamente el presente, la realidad que nos rodea y avanzar.

Todo aquello que no vivimos es pasado y únicamente tenemos que centrarnos en lo que deseamos ahora, buscarlo y conseguirlo. De esta manera, nos preocuparemos menos de la muerte, seremos mucho más felices y viviremos esas nuevas experiencias con mayor intensidad.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Morir soñando

Au fait, se disait-il a lui-même, il parait que 1
mon destin est de mourir en rêvant. 2
(Stendhal, Le Rouge et le Noir, LXX, 3
«La tranquillité») 4

Morir soñando, sí, mas si se sueña 5
morir, la muerte es sueño; una ventana 6
hacia el vacío; no soñar; nirvana; 7
del tiempo al fin la eternidad se adueña. 8

Vivir el día de hoy bajo la enseña 9
del ayer deshaciéndose en mañana; 10
vivir encadenado a la desgana 11
¿es acaso vivir? ¿y esto qué enseña? 12

¿Soñar la muerte no es matar el sueño? 13
¿Vivir el sueño no es matar la vida? 14
¿A qué poner en ello tanto empeño?: 15

¿aprender lo que al punto al fin se olvida 16
escudriñando el implacable ceño 17
-cielo desierto- del eterno Dueño? 18

19

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: La tradicion cultural de Unamuno. Con o sin miedos. La logica transcendente. Pla... | Dime qué dices, mar!
  • Saul Muñoz Lopez: El maestro de el clan. Frases, como arte plasmante de recuerdos, Rimas cons... | Dime qué dices, mar!
  • Saul Muñoz Lopez: Me remito Urano y Gea eran los padres de Zeus, y tetis se caso con un mortal, au... | 10/10. Notas al Texto (Sentir y Pensar: poema cómico)

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos