El Ángel Guardián, Gabriela Mistral

Es verdad, no es un cuento;1
hay un Ángel Guardián2
que te toma y te lleva como el viento3
y con los niños va por donde van.4

Tiene cabellos suaves5
que van en la venteada,6
ojos dulces y graves7
que te sosiegan con una mirada8
y matan miedos dando claridad.9
(No es un cuento, es verdad.)10

Él tiene cuerpo, manos y pies de alas11
y las seis alas vuelan o resbalan,12
las seis te llevan de su aire batido13
y lo mismo te llevan de dormido.14

Hace más dulce la pulpa madura15
que entre tus labios golosos estrujas;16
rompe a la nuez su taimada envoltura17
y es quien te libra de gnomos y brujas.18

Es quien te ayuda a que cortes las rosas,19
que están sentadas en trampas de espinas,20
el que te pasa las aguas mañosas21
y el que te sube las cuestas más pinas.22

Y aunque camine contigo apareado,23
como la guinda y la guinda bermeja,24
cuando su seña te pone el pecado25
recoge tu alma y el cuerpo te deja.26

Es verdad, no es un cuento:27
hay un Ángel Guardián28
que te toma y te lleva como el viento29
y con los niños va por donde van.30

31

En formato PDF
PDF El Ángel Guardián



¿Quiere ayudar? Deje su comentario!

*Todos los mensajes son moderados; su email jamás aparece ni se comparte.

  • miriam lagos ortiz Jul., 2022

    Hace varios años atras, un señor mayor cerca de los 80 años, siesque no mas, me comentò que en una circunstancia especial, habìa invocado a su àngel guardian y lo habia visto!!! sentado en el asiento del copiloto tenia apariencia de estos gringuitos testigos de jehovà, era delgado y rubio vestìa un traje cafè. Y su presencia le habia dado mucha paz. Asì pudo enfrentar la situaciòn a la que se veìa enfrentado con èxito.
    Resulta que a este señor ahora me acuerdo su nombre era Salvador, le daba mucho miedo manejar de noche y con lluvia. Lo hizo sin problema luego de no solo invocar a su àngel de la guardia tambièn lo viò y sintiò.

  • miriam lagos Jul., 2022

    el angel guardian, existe no solo en la infancia sino a lo largo de toda la vida. Sòlo hay que invocarlo, para eso està pero respetando siempre el libre albedio.
    Cree, sièntelo, confìa.
    El àngel guardiàn, feliz y solìcito, te acompaña cuando lo necesites.


Análisis

Gabriela Mistral nos ofrece un poema circular que habla sobre la vida y sobre las creencias, que siempre están presentes y a las que, en muchas ocasiones, nos aferramos, y sentimos como reales, por mucho tiempo que pase y por muy feliz o trágica que pueda ser nuestra vida. La poeta cree en el ángel guardián.

Calma a los pequeños durante la lactancia y, a medida que uno crece, les ayuda a entender lo que les rodea, lo nuevo que descubren. Día y noche, con dolor o con miedo o alegría, etc., ese ángel está a su lado. Ayuda a entender el paso de la niñez a la madurez, al conocimiento de uno mismo, de su propia belleza y del amor, dejando atrás los sueños de la infancia.

El ángel guardián ayuda a descubrir el deseo y el dolor, además de la alegría que uno lleva dentro. Te ayuda a interpretar tus sentimientos y a reponerte cuando se pasa por momentos de dolor. Incluso cuando uno se entrega al primer encuentro amoroso no nos deja solos. Guarda lo mejor de cada uno para que entreguemos sólo nuestro cuerpo y no nuestra alma. Como poema circular que es, la poeta vuelve a recordarnos que ella sigue creyendo en el ángel guardián.

Cuando leemos este poema, no interpretamos que haya un deseo de la poeta para que creamos en Dios o una religión concreta. Nos aporta un algo íntimo y personal por el que nos hace sentir que la humanidad tiene algo en lo que apoyarse, algo en lo que creer. La idea de estar solos es algo que aterra a la mayoría de las personas y el mero hecho de creer que haya algo que cuida de nosotros y que en los momentos más dolorosos, o peores nuestra vida, está nuestro lado y nos ayudará de alguna manera, nos hace sentir más acompañados.

Para la poeta, el único momento de felicidad real es la infancia y cuando no se la arrebata la vida y quienes la rodean poco a poco, a medida que vamos creciendo, es importante que la soledad sea el sentimiento que menos tengamos presentes. Por eso la figura del ángel guardián, creamos en ella o no, es un elemento de apoyo para muchos y que nos hace sentir mejor desde el punto de vista personal, social y como comunidad.

Nota de Susana Marín.

Marín, Susana. Nov., 2014. El Ángel Guardián, de Gabriela Mistral. Poemario. Acceso en https://poemario.com/angel-guardian/

Ejemplos de figuras literarias en El Ángel Guardián

Figuras literarias Ejemplos Descripción
Metáfora "ojos dulces y graves" Plantea una mirada reconfortante y protectora.
Metáfora "cuerpo, manos y pies de alas" Refuerza la naturaleza etérea y mágica del Ángel Guardián.
Símil "te toma y te lleva como el viento" La forma en que el Ángel Guardián cuida a los niños se compara con la suavidad y ligereza del viento.
Prosopopeya "rompe a la nuez su taimada envoltura" El Ángel Guardián se atribuye cualidades humanas, lo que muestra su función protectora y ayuda a los niños.
Antítesis "te sosiegan con una mirada y matan miedos dando claridad" La mirada del Ángel Guardián tiene el poder de calmar y al mismo tiempo eliminar los miedos, lo que refleja su naturaleza dual de protección y seguridad.
Paralelismo "hay un Ángel Guardián que te toma y te lleva como el viento y con los niños va por donde van" Resalta la presencia constante del Ángel Guardián y su relación con los niños.
Anáfora "Es verdad, no es un cuento;" Enfatiza la certeza de la existencia del Ángel Guardián y su papel protector.