Desvelada, Gabriela Mistral

Como soy reina y fui mendiga, ahora1
vivo en puro temblor de que me dejes,2
y te pregunto, pálida, a cada hora:3
«¿Estás conmigo aún? ¡Ay, no te alejes!»4

Quisiera hacer las marchas sonriendo5
y confiando ahora que has venido;6
pero hasta en el dormir estoy temiendo7
y pregunto entre sueños: «¿No te has ido?».8

9

En formato PDF
PDF Desvelada



¿Quiere ayudar? Deje su comentario!

*Todos los mensajes son moderados; su email jamás aparece ni se comparte.