Serenata para la tierra de uno, María Elena Walsh

Alejarse de su patria, de su tierra, o quedarse en ella le duele por igual a la protagonista del poema. La lleva muy adentro. Para ella es su sol, su calor, el recuerdo del olor a flores. Su patria es parte esencial de ella, de la misma forma que el idioma.

Aun así, el recuerdo de todo ello hace que el dolor de la ausencia sea un poco más suave. Ama la fuerza de sus gentes, el dolor de lo sufrido por el pueblo y su capacidad de lucha y esperanza. Su patria es música, es color y olor. En ella, su patria, no hay espacio para los que intentan dañarla. Es su amor y donde quiere estar.

La temática de la tristeza por estar alejados de la patria es recurrente en muchos poetas, de cualquier país y en cualquier momento de la historia de la literatura. Ya sea el lugar de nacimiento, el lugar donde se ha vivido la juventud, la infancia o bien porque sea un lugar importante en la vida del poeta, la patria siempre es fuente de inspiración.

Como no podía ser de otra manera, se destacan sus gentes, sus paisajes, se intenta de alguna manera transmitir los olores y colores que están en el recuerdo, en este caso de la poeta, y de la misma forma se ponen en valor la fuerza del pueblo, su espíritu de lucha y se critican a los gobernantes como fuente de opresión o represión del pueblo.

Este tipo de poemas son importantes porque nos ayudan a enmarcar de manera histórica y social momentos concretos de la historia de un país, así como la producción literaria, en este caso de una poeta, en su contexto. Esto es altamente positivo porque, en este caso destaca también otro de los rasgos de este tipo de poética: el poeta o la poeta como portavoces del pueblo.

Se hace de una manera más sutil, menos evidente, porque lo que más se destaca es la añoranza por la tierra, el poner en valor la belleza de la misma y la importancia que tiene para la poeta, dejando en un segundo plano la vertiente política, aunque esté presente.


Nota de Susana Marín. Sep. 2015

Poema original: Serenata para la tierra de uno

Porque me duele si me quedo
pero me muero si me voy.
Por todo y a pesar de todo
yo quiero vivir en vos.

Por tu decencia de vidala
y por tu escándalo de sol,
por tu verano con jazmines, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Porque el idioma de infancia
es un secreto entre los dos.
Porque le diste reparo al desarraigo
de mi corazón.

Por tus antiguas rebeldías
y por la edad de tu dolor,
por tu esperanza interminable,
mi amor, yo quiero vivir en vos.

Para sembrarte de guitarra,
para cuidarte en cada flor,
y odiar a los que te castigan, mi amor,
yo quiero vivir en vos.