Para hallarte esta Noche…, Julia de Burgos

La poeta se nos presenta a ella misma en un momento vital muy concreto. En la madurez de su vida. Quiere seguir amando, tiene a una persona a su lado a la que quiere y a la que se entrega pero, al mismo tiempo, es consciente del paso del tiempo y que, poco a poco, la muerte se va acercando.

Sin embargo, en vez de optar por la tristeza, por el dejarse arrastrar por la melancolía o nostalgia, decide tomar otro camino y este es cambiando su trayectoria vital por completo. Iniciar un nuevo camino junto a alguien que le llene, que esté a la altura de sus expectativas y que, sobre todo, tenga unas necesidades y un deseo afín al de ella.

La poeta ha tenido una trayectoria vital importante, muy intensa, que le ha hecho conocerse profundamente. Atrás queda lo negativo, pero ella sabe que lo mejor ha quedado y continúa presente. La poeta llama al amante. Es consciente de que está en su mejor etapa de su vida, en la que se siente en plenitud. Le pide a ese hombre la madurez suficiente para estar a su lado porque es lo que quiere y necesita.

Ella le pide pasión como respuesta su deseo íntimo y sexual. La entrega mutua es fácil si rompen con todo aquello que sea negativo. La poeta no quiere centrar toda la relación en el sexo, lo físico. Nada de lo que hayan recorrido hasta ese momento les vale. Cada día y cada momento es lo que va a marcar su nueva trayectoria vital.

La sexualidad es algo muy importante en la poesía, sin embargo en este poema no se toca como algo esencial. Lo que nos habla la poeta es de que su camino no sólo abarca la literatura, la poesía, el estar con alguien y el círculo de personas que estén a su lado. Ella quiere sentirse plena en todos los aspectos y el íntimo es uno de ellos. Por eso quiere una persona que la comprenda y la corresponda, que siga su lado y que le aporte algo nuevo, un nuevo horizonte, un nuevo camino que andar juntos y compartir.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Para hallarte esta Noche…

Para hallarte esta noche las pupilas distantes, 1
he dominado cielos, altamares, y prados. 2
He deshecho el sollozo de los ecos perdidos... 3
tengo el hondo infinito jugando entre mis manos. 4

Siénteme la sonrisa. Es el último sueño 5
de una espiga del alba que se unió a mi reclamo... 6
Yo quiero que adelantes en espíritu y alas 7
mi canción enredada de trinos y de pájaros. 8

Te esperaré la vida. Levántame el ensueño. 9
Mírame toda en ascuas. Recuéstate en mis labios. 10
¡Tan simple, que en mitades iguales de armonía, 11
se rompieran a un tiempo tus lazos y mis lazos! 12

Vuélvete la caricia. No quiero que limites 13
tus ojos en mi cuerpo. Mi senda es el espacio. 14
Recorrerme es huirse de todos los senderos... 15
Soy el desequilibrio danzante de los astros. 16

17

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: Juez , de si mismo. Palidece, las ubres, color crema, satén. Como dos llagas, e... | Los Nadies
  • Saul Muñoz Lopez: Poema que trata sobre el recuerdo de el ayer. Y el fantasma perseguido, de su mu... | Dormirse en el olvido del recuerdo
  • Eugenio Blanco de Matienzo y Lavin: Cada vez que llego a la última estrofa, no puedo evitarlo, me emociono. Este po... | Anoche cuando dormía

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos