Emoción Vesperal, Ernesto Noboa y Caamaño

A Manuel Arteta; como un hermano

Hay tardes en las que uno desearía 1
embarcarse y partir sin rumbo cierto, 2
y, silenciosamente, de algún puerto, 3
irse alejando mientras muere el día; 4

Emprender una larga travesía 5
y perderse después en un desierto 6
y misterioso mar, no descubierto 7
por ningún navegante todavía. 8

Aunque uno sepa que hasta los remotos 9
confines de los piélagos ignotos 10
le seguirá el cortejo de sus penas, 11

y que, al desvanecerse el espejismo, 12
desde las glaucas ondas del abismo 13
le tentarán las últimas sirenas. 14

15

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Ángeles Márquez gileta: Excelente análisis pues nos enseña las figuras literarias y los aspectos socio... | Autorretrato
  • José A López: Es un poema magistral ya que en síntesis evoca los sentimientos que regularment... | El Brindis del Bohemio
  • marinette: me encanta esta página, gracias por su trabajo, saludos desde Costa Rica... | Letanía de Nuestro Señor Don Quijote

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos