Ante un Cadáver, Manuel Acuña

En este poema, el poeta nos ofrece la visión de un cadáver desde dos puntos de vista, como base del conocimiento para curar al ser humano y aprender de todo lo que nos puede mostrar desde el punto de vista físico y, por otro lado, el de un organismo vivo que da vida, que antes de morir ha dejado su simiente para que una nueva persona realice un camino único, propio y extraordinario.

Nos ofrece la visión de un cadáver ante una autopsia, pero también el espacio en el que se ha de diseccionar para su estudio. Se dirige a él como si estuviera vivo. Un cadáver es una oportunidad de saber más sobre el ser humano. Aumentar el conocimiento es saber más sobre nuestro origen.

Es en la muerte, cuando somos un cadáver, cuando nos damos cuenta de que en ese momento no existen las escalas sociales. Ante él y su estudio, la conciencia, la verdad, lo real apartará supercherías, a los mitos y las creencias. Un cadáver da respuesta a las enfermedades y ayuda a sanar. La muerte nos habla y enseña la verdad de lo que somos.

Nuestro cuerpo, la carne, es algo que nos retiene, una cárcel en vida que se va consumiendo poco a poco. La presencia del cuerpo, aunque sin vida, nos impone a la hora de diseccionarlo. Para el poeta muchos creen que la muerte es el final y que tras el entierro y el velatorio no existe nada más.

Para él, la muerte es un nuevo comienzo. No se puede tomar como medidas vitales del ser humano el nacimiento y la muerte. La madre es el origen de nuestra vida, la que nos crea, pero nuestro cuerpo está constantemente transformándose y por eso la muerte no es el final de la evolución.

Nuestro cuerpo se convierte en polvo, polvo del que nacimos. Seremos, como polvo, base de una nueva vida, seremos abono de un nuevo alimento, de un nuevo maná. Nos transformaremos en pan. Gracias a la muerte de nuestro cuerpo daremos de comer a otros seres al pudrirnos, como por ejemplo el de una mariposa, que llena de belleza todo. Seremos abono de la belleza de una flor.

La tumba tampoco es el final porque damos vida gracias a que nuestros días han terminado. Con la muerte, el recuerdo de nosotros no desaparece. Al ser parte de la naturaleza, nunca desaparecemos. La tumba sólo un espacio del que nace la nueva vida. Es por ello que el poeta nos invita a vivir, pero no a aferrarnos demasiado a la vida, porque en realidad, nunca moriremos, sólo nos transformaremos.


Nota de Susana Marín. Dic. 2014

Poema original: Ante un Cadáver

¡Y bien! Aquí estás ya..., sobre la plancha
donde el gran horizonte de la ciencia
la extensión de sus límites ensancha.

Aquí, donde la rígida experiencia
viene a dictar las leyes superiores
a que está sometida la existencia.

Aquí, donde derrama sus fulgores
ese astro a cuya luz desaparece
la distinción de esclavos y señores.

Aquí, donde la fábula enmudece
y la voz de los hechos se levanta
y la superstición se desvanece.

Aquí, donde la ciencia se adelanta
a leer la solución de ese problema
que solo al anunciarse nos espanta.

Ella, que tiene la razón por lema,
y que en tus labios escuchar ansía
la augusta voz de la verdad suprema.

Aquí está ya... tras de la lucha impía
en que romper al cabo conseguiste
la cárcel que al dolor te retenía.

La luz de tus pupilas ya no existe,
tu máquina vital descansa inerte
y a cumplir con su objeto se resiste.

¡Miseria y nada más!, dirán al verte
los que creen que el imperio de la vida
acaba donde empieza el de la muerte.

Y suponiendo tu misión cumplida
se acercarán a ti, y en su mirada
te mandarán la eterna despedida.

¡Pero no!..., tu misión no está acabada,
que ni es la nada el punto en que nacemos,
ni el punto en que morimos es la nada.

Círculo es la existencia, y mal hacemos
cuando al querer medirla le asignamos
la cuna y el sepulcro por extremos.

La madre es solo el molde en que tomamos
nuestra forma, la forma pasajera
con que la ingrata vida atravesamos.

Pero ni es esa forma la primera
que nuestro ser reviste, ni tampoco
será su última forma cuando muera.

Tú sin aliento ya, dentro de poco
volverás a la tierra y a su seno
que es de la vida universal el foco.

Y allí, a la vida, en apariencia ajeno,
el poder de la lluvia y del verano
fecundará de gérmenes tu cieno.

Y al ascender de la raíz al grano,
irás del vergel a ser testigo
en el laboratorio soberano.

Tal vez para volver cambiado en trigo
al triste hogar, donde la triste esposa,
sin encontrar un pan sueña contigo.

En tanto que las grietas de tu fosa
verán alzarse de su fondo abierto
la larva convertida en mariposa,

que en los ensayos de su vuelo incierto
irá al lecho infeliz de tus amores
a llevarle tus ósculos de muerto.

Y en medio de esos cambios interiores
tu cráneo, lleno de una nueva vida,
en vez de pensamientos dará flores,

en cuyo cáliz brillará escondida
la lágrima tal vez con que tu amada
acompañó el adiós de tu partida.

La tumba es el final de la jornada,
porque en la tumba es donde queda muerta
la llama en nuestro espíritu encerrada.

Pero en esa mansión a cuya puerta
se extingue nuestro aliento, hay otro aliento
que de nuevo a la vida nos despierta.

Allí acaban la fuerza y el talento,
allí acaban los goces y los males
allí acaban la fe y el sentimiento.

Allí acaban los lazos terrenales,
y mezclados el sabio y el idiota
se hunden en la región de los iguales.

Pero allí donde el ánimo se agota
y perece la máquina, allí mismo
el ser que muere es otro ser que brota.

El poderoso y fecundante abismo
del antiguo organismo se apodera
y forma y hace de él otro organismo.

Abandona a la historia justiciera
un nombre sin cuidarse, indiferente,
de que ese nombre se eternice o muera.

Él recoge la masa únicamente,
y cambiando las formas y el objeto
se encarga de que viva eternamente.

La tumba sólo guarda un esqueleto
mas la vida en su bóveda mortuoria
prosigue alimentándose en secreto.

Que al fin de esta existencia transitoria
a la que tanto nuestro afán se adhiere,
la materia, inmortal como la gloria,
cambia de formas; pero nunca muere.