El Tiempo de Borges, Jorge Luis Borges

Negar la sucesión temporal, negar el yo, negar el universo astronómico, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos. Nuestro destino (a diferencia del infierno de Swedenborg y del infierno de la mitología tibetana) no es espantoso por irreal; es espantoso porque es irreversible y de hierro. El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El mundo, desgraciadamente, es real; yo, desgraciadamente, soy Borges. 1

2

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Luis Haro Mendoza: es un poema regiamente armonizado con un lenguaje literario que desborda con sen... | El Brindis del Bohemio
  • Juan Carlos: Excelente análisis poético. Solamente que el nombre correcto para referirse a... | Hombres necios que acusáis (Redondillas)
  • Jacqueline Navarrete: Alfredo Espino, Poeta Salvadoreño, se le conoce como "El poeta triste" y es que... | Las Manos de Mi Madre