La Poesía Terminó Conmigo, Nicanor Parra

En este breve poema, el poeta siente que no tiene nada más que escribir, la inspiración se ha ido. Para él, la poesía se lo ha dado todo, pero siente que no ha estado a la altura, que no le ha correspondido. Insiste en que él es quien ha terminado su relación con la poesía, es algo que tenía que pasar. Esta ha sido su fuente de inspiración, todo lo que él ha sido y al mismo tiempo lo que ha terminado con él como poeta.

Como hemos podido leer, en estas tres breves estrofas, de las que consta el poema, el poeta hace toda una declaración de intenciones de una manera definitiva, tajante y sin querer variar lo que ha querido indicar en cada verso que ha escrito. Para él hay una ruptura definitiva entre su yo poeta y la poesía.

Estamos ante un poeta que reconoce abiertamente que las musas, la inspiración, han desaparecido y, siendo sincero consigo mismo, decide dejar de lado la pluma y dedicarse a otra cosa. En contra de lo que el lector pudiera pensar, no pretende demostrar nada, únicamente nos pone sobre la mesa una decisión sobre un hecho del que es consciente.

Lo que también está claro en el poema es la gratitud del poeta hacia la propia poesía, que le ha aportado mucho, le ha dado más de lo que él ha sido capaz de corresponder. En ningún caso echa la culpa a la propia poesía de su decisión. Es algo muy personal, meditado y, sobre todo, es algo que también le hace sentir triste porque, de alguna manera, el poeta siente que pierde su propia identidad al renunciar a algo que le gusta.

El poeta no es hipócrita, no pretende aprovecharse lo que sabe para escribir sobre superficialidades o escribir poemas de poca calidad. Prefiere apartarse y dejar la poesía para aquellos que quieran y puedan decir algo nuevo. Aunque el poema pueda parecer un poco triste, al presentarnos a un poeta que quiere dejar de escribir porque no tiene nada más que decir, porque ya no siente la inspiración, tampoco vemos un final definitivo, tampoco vemos que sea una puerta que se cierra del todo.


Nota de Susana Marín. Abr. 2015

Poema original: La Poesía Terminó Conmigo

Yo no digo que ponga fin a nada
No me hago ilusiones al respecto
Yo quería seguir poetizando
Pero se terminó la inspiración.
La poesía se ha portado bien
Yo me he portado horriblemente mal.

Qué gano con decir
Yo me he portado bien
La poesía se ha portado mal
Cuando saben que yo soy el culpable.
¡Está bien que me pase por imbécil!

La poesía se ha portado bien
Yo me he portado horriblemente mal
La poesía terminó conmigo.