Inmemorial, José Emilio Pacheco

Todo lo vivido en un día se pierde y no podemos volver atrás, no podemos recuperar el tiempo, es irrepetible. Todo lo vivido quedará en el recuerdo, no se puede volver a vivir. El tiempo es algo misterioso y eternamente lleno de momentos únicos. Cuando morimos, sólo quedan recuerdos de nosotros, pero vagos, perdidos.

La memoria sólo sirve para guardar los recuerdos que desaparecerán con nosotros. El tiempo son momentos perdidos, vacíos de recuerdos. El poeta pide al lector que olvide el pasado, el tiempo, lo vivido y que siga con la vida, aprovechando lo que esta le ofrece y de la que puede extraer lo máximo si así lo desea.

Como acabamos de leer este poema, no estamos ante un poema negativo, sino todo lo contrario. El poeta se da cuenta de que vivimos siempre pensando en lo que no hemos hecho, en el pasado, en lo que pudimos ser y nos fuimos, en lo que pudimos hacer y no conseguimos hacerlo o no supimos cómo llevarlo a cabo.

Para el poeta, el pasado es pasado y es imposible de recuperar. Son momentos que vamos perdiendo poco a poco porque nos centramos demasiado en él, porque pensamos que el pasado es más importante que nuestro presente o nuestro futuro. Es por ello que nos invita a romper con esa dinámica, nos invita a darnos cuenta de que el presente es lo más importante para crearnos el futuro que nosotros deseemos.

Es un poema que introduce la temática del «carpe diem» pero de otra manera. No se nos pone frente al lector inmediatamente, sino que primero se nos invita a reflexionar sobre el equívoco de que es mejor pensar en el pasado, haciéndonos creer que fue mejor o que podemos tomarlo como referencia para darnos cuenta de lo que no hemos hecho.

Para el poeta lo más importante es nuestro presente, es que tomemos las riendas de nuestra vida y consigamos hacer todo lo que deseemos, de la forma en que lo deseemos y porque podemos hacer. Nos invita a quitarnos la venda de los ojos y tomar decididamente las riendas de nuestra vida, extrayendo lo mejor de ella y consiguiendo de ella lo que queramos.


Nota de Paulo Altamirano. May. 2015

Poema original: Inmemorial

El misterioso día
se acaba con las cosas que no devuelve

Nunca nadie podrá reconstruir
lo que pasó ni siquiera en este
más cotidiano de los mansos días

Minuto enigma irrepetible

Quedará tal vez
una sombra una mancha en la pared
vagos vestigios de ceniza en el aire

Pues de otro modo qué condenación
nos ataría a la memora por siempre

Vueltas y vueltas en derredor de instantes vacíos

Despójate del día de hoy para seguir ignorando y viviendo.