Mi Buenos Aires Querido, Juan Gelman

El poeta, en una etapa madura de su vida, y con los achaques propios de la edad, escribe sobre su ciudad natal, Buenos Aires. Para él sigue siendo fuente de inspiración. Sus poemas son algo importante, casi sus hijos, su descendencia y los ama más cuando cantan a su ciudad. Pueden ser tristes, amables, alegres, etc., pero los poemas sobre Buenos Aires quedan, aunque él ya no esté.

Los orígenes son muy importantes en los poetas y suelen estar reflejados en muchos de sus poemas. Es por ello que no sorprende que este escritor cante y escriba sobre su ciudad de nacimiento, Buenos Aires. Como no podía ser de otra manera, no solamente es fruto de inspiración para él, sino también es una manera de homenajearla y agradecerle todo lo que ha sido, como fuente de inspiración, que esta ciudad haya sido su cuna.

Esto que puede parecer algo normal, es algo importante en la mayoría de los poetas porque por un lado es algo que llevan consigo siempre y que lo utilizan desde el punto de vista literario. Al mismo tiempo, también el lector lo ve como una vinculación esencial y aporta mucha información acerca del propio poeta, de su historia personal, sus influencias y de lo que representa este lugar.

También es normal que, cuanto más edad tenga el poeta, los recuerdos de la localidad de origen sean mucho más emotivos, mucho más sinceros y, al mismo tiempo, mucho más sencillos, desde el punto de vista literario. No estamos diciendo que no tengan contenido, sino que parecen recuerdos que cualquiera de nosotros, como lectores, podemos tener.

En este caso, además, al hacerlo de una manera tan sincera y sencilla, los identificamos como propios y podemos imaginarnos realmente esos momentos de juventud que nos inspiran los versos de este poema. Cuando acabamos de leerlo, sentimos cierta tristeza al darnos cuenta de que al poeta parece que no le queda mucho tiempo entre nosotros y parece que este es uno de los motivos que ha tenido para escribir sobre su ciudad natal, Buenos Aires. Casi es una despedida hacia la misma ciudad y un agradecimiento por todo lo que representaba para él.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Mi Buenos Aires Querido

Sentado al borde de una silla desfondada, 1
mareado, enfermo, casi vivo, 2
escribo versos previamente llorados 3
por la ciudad donde nací. 4
Hay que atraparlos, también aquí 5
nacieron hijos dulces míos 6
que entre tanto castigo te endulzan bellamente. 7
Hay que aprender a resistir. 8

Ni a irse ni a quedarse, 9
a resistir, 10
aunque es seguro 11
que habrá más penas y olvido. 12

13

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: El conocimiento empirico muchas veces nos lleva a mostrar el error, de la busque... | Es Verdad
  • Saul Muñoz Lopez: Unamuno. Padre de la cracion literaria, fijacion tenia en las letras, como de ... | Más Allá
  • Saul Muñoz Lopez: Lo orfico y lo pitagorico han sido dos atrapados de el conocimiento. Cuando desa... | Poema de los dones

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos