A la Violenta e Injusta Prosperidad, Francisco de Quevedo

El poeta nos habla de alguien que no era una gran persona. Alguien que parece que lo ha traicionado. Para él, su recuerdo se quedará sólo en estos versos. Todo lo que tiene, su casa, etcétera, es algo que representa la negatividad de esta persona. Para el poeta, este lugar es más una pocilga que un hogar.

Esta persona consiguió favores y, por lo que parece, dinero. En cuanto tuvo lo que quiso, lo dejó de lado a él y a los demás e ignoró incluso que las conociera. Amasó una fortuna o tiene mucho más de lo que dice poseer. Todo esto lo esconde pero se sabe y parece que tampoco es alguien que desee ocultarlo.

En este caso estamos ante un texto que ataca directamente a una persona que se aprovechó de quienes lo rodeaban para conseguir un estatus social y económico muchísimo mejor que los demás y, en cuanto lo consiguió, rompió toda relación con aquellos que le ayudaron.

Es por ello que el título del poema ya da muchas pistas acerca de cuál va ser la razón del poema en sí. De hecho, cuando acabamos de leer el poema el texto parece una breve ampliación del propio título. Realmente el texto no aporta demasiada información, ya que el poeta omite el nombre de la persona, cuál ha sido el aprovechamiento de las acciones de esta y también las consecuencias de lo hecho por quien el poeta considera que se ha aprovechado de él.

Lo que sí está claro es que para el poeta, Francisco de Quevedo, la prosperidad de esta persona ha sido a base de mentiras y de una manera injusta, como también indica el propio título. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un momento de la historia en la que las influencias, tanto políticas como económicas eran muy importantes y eran precisamente estas conexiones las que hacían subir o bajar el estatus social de muchas personas.

Las rivalidades personales también eran muy frecuentes y, en muchas ocasiones, se beneficiaban a unos o a otros en función de las conveniencias que pudiera haber en ese momento y, quizás, es eso también lo que está denunciando el poeta en este poema.


Nota de Paulo Altamirano.
×

Poema original: A la Violenta e Injusta Prosperidad

Ya llena de sí solo la litera 1
Matón, que apenas anteyer hacía 2
(flaco y magro malsín) sombra, y cabía, 3
sobrando sitio, en una ratonera. 4

Hoy, mal introducida con la esfera 5
su casa, al sol los pasos le desvía, 6
y es tropezón de estrellas; y algún día, 7
si fuera más capaz, pocilga fuera. 8

Cuando a todos pidió, le conocimos; 9
no nos conoce cuando a todos toma; 10
y hoy dejamos de ser lo que ayer dimos. 11

Sóbrale tanto cuanto falta a Roma; 12
y no nos puede ver, porque le vimos: 13
lo que fue esconde; lo que usurpa asoma. 14

15

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: Sobre el pensamiento critico de unamuno, en su obra. Cristicaba esto, mas no est... | Parejas
  • Saul Muñoz Lopez: La esencia y el tiempo. Como se elabora un comentario filosofico propio. A p... | Parejas
  • Saul Muñoz Lopez: Como la luna. Los paseores son como mi espacio personal de mi niñez, y las estr... | Ante un Cadáver

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos