Tus ojos, Octavio Paz

Otro de los recursos literarios, muy utilizados en los poemas de muchos poetas, es la descripción de diferentes partes del cuerpo: un pie, las manos, la cara, etc. En este caso, el tema central del poema son los ojos. Octavio paz describe, a través de los catorce versos, los sentimientos, imágenes y sensaciones que le transmiten los ojos de una persona, que podemos entender que es la amada.

En el primer verso nos habla de unos ojos que son capaces de ser terribles como la fuerza de la naturaleza y, al mismo tiempo, sensibles hasta el punto de llorar. En el siguiente verso, el poeta es capaz de expresar en tres palabras que la mirada de la amada es capaz de hablar y comunicarse sin emitir ningún sonido, ni una sola palabra.

El tercer verso podemos interpretar que es capaz de expresar lo mejor y lo más terrible para, en el siguiente, decirnos que, como si fuera la diosa de la naturaleza, puede amansar a cualquier fiera, a cualquier persona y dominarla.

Sus ojos son como una joya que es deseada y anhelada y que, como si fuera un oráculo, es capaz de dar respuesta a todo lo que queremos saber. En los dos siguientes versos se habla de que su belleza se asemeja al color del otoño, con sus colores hermosos y la luz mágica.

Su mirada, ella, es alimento de amor, fruto prohibido, alguien a quien creer aunque sepamos que no es cierto lo que dice. Hay un deseo, una necesidad de crear en ella. Sus ojos son la puerta a otros mundos, a la fantasía y también a lo real. Su mirada calma, serena; es como la marea tranquila. Es una estrella en el firmamento que nos saluda con su parpadeo, es un espacio infinito en el que mirar.

Sin embargo, ese último verso, esa última palabra, nos da una descripción exacta de cómo el poeta ve a la mujer y no sólo a sus ojos. Habla de un páramo y es que, aunque es infinito, enorme y puede ser hermoso, también está yermo, casi sin vida. Por eso, si bien es cierto que podemos estar ante algo indescriptiblemente bello, el interior de esa mirada, esa persona, está vacío y realmente estamos sólo ante una pantalla, ante algo irreal.

Es importante, para los lectores de poesía y para los que nos acercamos a la interpretación de poemas, ser capaces de captar ese mensaje que el poeta quiere enviarnos escondido, camuflado, entre metáforas, imágenes, etc. y que, cuando los descubrimos, cambia completamente el sentido global de lo que en un principio pensamos que es el tema principal.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Tus ojos

Tus ojos son la patria del relámpago y de la lágrima, 1
silencio que habla, 2
tempestades sin viento, mar sin olas, 3
pájaros presos, doradas fieras adormecidas, 4
topacios impíos como la verdad, 5
o toño en un claro del bosque en donde la luz canta en el hombro de un árbol y son pájaros todas las hojas, 6
playa que la mañana encuentra constelada de ojos, 7
cesta de frutos de fuego, 8
mentira que alimenta, 9
espejos de este mundo, puertas del más allá, 10
pulsación tranquila del mar a mediodía, 11
absoluto que parpadea, 12
páramo. 13

14

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • ramiro hernandez restrepo: Bueno, el poeta es concreto, práctico, va a lo vivido con palabras propias del ... | Soy mi Cuerpo
  • Silvera Cristina: Hermosa obra que refleja una realidad de hoy día Como madre a uno le cuesta a v... | Miedo
  • Saul Muñoz Lopez: La tradicion cultural de Unamuno. Con o sin miedos. La logica transcendente. Pla... | Dime qué dices, mar!

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos