El Lobo y el Perro Flaco, Félix María de Samaniego

Un perro muy pero muy flaco, se alejó de su aldea en busca de comida. De repente un lobo lo sorprendió distraído y lo apresó para comérselo. 1
Entonces el perro dijo: —¿Para qué me quieres? ¿No ves que estoy muy flaco soy solo piel y huesos? 2
Como el perro vio que el zorro seguía empecinado en comérselo, agregó: —¡En el día de mañana se casa la hija de mi amo, y se dará un banquete estupendo y suculento por el lapso de una semana! ¡Seguramente mi querido amo me dará las sobras, y engordaré lo suficiente para ser un suculento bocado! 3
El lobo pensó durante unos momentos y creyó que le convenía dejar libre al perro. Al tiempo fue a buscarlo ¡lo encontró acompañado de otro perro, un enorme mastín a quien lo llamaban Matalobos, que lo obligó a salir corriendo desesperado del lugar! 4

5

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: El cielo, existe, bajando la mirada. Y, conociendolo, a su creador, Padre, de nu... | Los Nadies
  • Saul Muñoz Lopez: Danza, dando la mano. Me recuerda a los aquellares de Zugarramundi. Y la , depen... | Dame la Mano
  • Eduardo Padilla: A ver: es muy posible que el poeta, homosexual declarado y libertino, estuviera ... | Pena y Alegría del Amor

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos