Destino, Oliverio Girondo

El juego con el lenguaje es algo que pocos autores se atreven a realizar, pero algunos destacan no solamente por realizarlo, sino porque llevan esta técnica y estilo a un nivel completamente diferente. Ya no solamente estamos hablando de la búsqueda de un nuevo lenguaje que exprese todo lo que el poeta quiere comunicar, sino que también es capaz de reformar el lenguaje de una manera que, al mismo tiempo descoloca completamente al lector por la dificultad, haciéndonos llegar al mismo tiempo un mensaje de una manera clara cuando volteamos e interpretamos los versos.

Así, cuando leemos y releemos los versos de este poema, el poeta parece indicarnos que el hombre vive en una incesante búsqueda de destino al que se dirige sin rumbo fijo, sin saber por dónde irá, pero al que llegará. Los aciertos y desaciertos, los equívocos son parte del viaje. En ese viaje las personas vienen y van, los amores y relaciones dejan su huella de diferentes formas y con distintas intensidades. El amor es parte de ese viaje y el sexo, con todas sus marcas físicas, vaivenes y deseos, piel y carne, nos atraviesa y deja una huella permanente en nosotros.

Como podemos observar, el poeta realiza un trabajo literario muy importante en el que el juego con el lenguaje, en la que la construcción y creación de uno nuevo, es capaz de transmitirnos una idea concreta, una serie de sentimientos y pensamientos que el poeta quiere mostrarnos y, al mismo tiempo, que nos hagan pensar en el momento en que estamos, invitándonos a recorrer un nuevo camino.

Por supuesto, el amor está presente en este poema y, como no podía ser de otra manera, es un elemento esencial e importante dentro del mensaje que nos quiere hacer llegar. Sin embargo, lo que más destaca no es lo que el poeta quiere expresar, sino la forma en que lo hace.

Demuestra que reinventando lenguaje se pueden transmitir ideas, sentimientos, se pueden hacer llegar de otra manera sensaciones que nos hacen despertar interiormente. Demuestra que lenguaje es algo vivo, que puede evolucionar y que, sobre todo, tiene la capacidad de transmitir todo lo que queremos decir.


Nota de Susana Marín. Nov. 2014

Poema original: Destino

Y para acá o allá
y desde aquí otra vez
y vuelta a ir de vuelta y sin aliento
y del principio o término del precipicio íntimo
hasta el extremo o medio o resurrecto resto de éste a aquello o de lo opuesto
y rueda que te roe hasta el encuentro
y aquí tampoco está
y desde arriba abajo y desde abajo arriba ávido asqueado
por vivir entre huesos
o del perpetuo estéril desencuentro
a lo demás
de más
o al recomienzo espeso de cerdos contratiempos y destiempos
cuando no al burdo sino de algún complejo herniado en pleno vuelo
cálido o helado
y vuelta y vuelta
a tanta terca tuerca
para entregarse entero o de tres cuartos
harto ya de mitades
y de cuartos
al entrevero exhausto de los lechos deshechos
o darse noche y día sin descanso contra todos los nervios del misterio
del más allá
de acá
mientras se rota quedo ante el fugaz aspecto sempiterno de lo aparente o lo supuesto
y vuelta y vuelta hundido hasta el pescuezo
con todos los sentidos sin sentido
en el sofocatedio
con uñas y con piensos y pellejo
y porque sí nomás.