Cuando me puse a Pensar, José Martí

El genio creativo de cada poeta es algo que se plasma a través de los versos de cada autor, cuya producción literaria es diferente a la de los demás. Sin embargo, existe una, digamos, lucha interior por parte de algunos por no repetirse o parecerse a otros escritores.

Esta es la temática de este poema. El poeta se debate entre ser él mismo, ser una copia o lo que se espera de él. Renunciar a una vida propia o vivir una que no es suya, que será dirigida. Él no quiere ser una copia de otro porque de esa forma su camino vital no tendría sentido. En contra de lo que pueden desear otros, decide ser fiel a sí mismo, y vivir su vida como él quiere.

Hemos de pensar que en el momento histórico del poeta, el reivindicarse a sí mismo como poeta, creador y dedicarse a ello plenamente no era tarea fácil, ya que implicaba no solamente el escribir poesía, si no destacar ofreciendo algo nuevo que atrajera a los lectores.

Es por ello que decidirse a ser uno mismo es un salto de fe, de creencia en que lo que uno está escribiendo es lo mejor y, sobre todo, a nivel personal, que se tiene algo nuevo que aportar a la literatura, a los lectores y a la poesía en sí misma. Por eso este poema tiene tanta importancia, porque su entrega del poeta a la poesía total.

El último verso es una declaración de intenciones en toda regla, por la que el poeta descubre, o se da cuenta, de que la poesía es algo esencial y que necesita expresar a través de los versos escritos. De esta manera, el poema no sólo es una expresión de lo que siente, sino también de cuál va a ser su camino vital a partir de ese momento.

Este planteamiento poético es algo diferente a otros escritores ya que, en la mayoría de las veces, la decisión por la escritura parte de la base de un deseo íntimo y, sobre todo, de una riqueza y vida interior que sacuden al poeta y que casi le está obligando a escribir. En este caso el poeta no hace referencia a esto, por lo que intuimos que él es consciente de su capacidad y de su amor a la poesía.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Cuando me puse a Pensar

Cuando me puse a pensar 1
La razón me dio a elegir 2
Entre ser quien soy, o ir 3
El ser ajeno a emprestar, 4

Mas me dije: si el copiar 5
Fuera ley, no nacería 6
Hombre alguno, pues haría 7
Lo que antes de él se ha hecho: 8
Y dije, llamando al pecho, 9
¡Sé quien eres, alma mía!? 10

11

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • ramiro hernandez restrepo: Bueno, el poeta es concreto, práctico, va a lo vivido con palabras propias del ... | Soy mi Cuerpo
  • Silvera Cristina: Hermosa obra que refleja una realidad de hoy día Como madre a uno le cuesta a v... | Miedo
  • Saul Muñoz Lopez: La tradicion cultural de Unamuno. Con o sin miedos. La logica transcendente. Pla... | Dime qué dices, mar!

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos