Árbol de mi Alma, José Martí

El amor es una temática constante en la poesía con diferentes vertientes y, sobre todo, diferentes enfoques emocionales, desde lo más hermoso a lo más dramático. Lo que también es cierto es que está presente en todos los poetas, escritores y creadores de versos.

Podemos entender el título de este poema como que el amor es algo troncal, enraizado en lo más profundo del poeta. Sin él su creatividad, su vida se vacía de contenido, sintiéndose estéril. Esto es algo que se transmite a lo largo de la poesía, sin importar escritor o estilo.

En este caso el poeta, como un árbol a su nido, siente que el amor ha llegado. Le abre las puertas de su alma y siente su fuerza sacudiendo sus sentidos, como un joven enamorado por primera vez. Se siente lleno de vida y desea culminar ese deseo en la cama, con su amante.

Él se entrega totalmente con la felicidad y el sufrimiento que lleva consigo esa relación. Quiere dejar atrás su pasado, limpiarlo, como un renacimiento y, a partir de esa decisión, volver a vivir y cuidar su vida y a su amor. Al final del poema vuelve a insistir en su entrega total y en el deseo de que este amor sea verdadero y sentirse renovación.

Como podemos observar, la transformación a través de la búsqueda del amor es importante, pero todavía lo es más que la persona a la que corresponda le llene y le aporte todo lo que el poeta busca y necesita, ya que es parte esencial del engranaje emocional y creativo de este.

El amor, además de una constante en la temática poética, es un elemento que muchos autores, a lo largo de la historia de la literatura, utilizan para un cambio, ya sea personal, creativo, etc. En ocasiones es casi una necesidad catártica sin la que el poeta no es capaz de continuar su camino vital. No es cuestión de aceptación, es la necesidad de sentirse amado, de la entrega a otra persona, etc., como forma de reencontrarse a sí mismo, además de ser fuente creativa para nuevos poemas.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Árbol de mi Alma

Como un ave que cruza el aire claro 1
Siento hacia mí venir tu pensamiento 2
Y acá en mi corazón hacer su nido. 3
Ábrese el alma en flor: tiemblan sus ramas 4
Como los labios frescos de un mancebo 5
En su primer abrazo a una hermosura: 6
Cuchichean las hojas: tal parecen 7
Lenguaraces obreras y envidiosas, 8
A la doncella de la casa rica 9
En preparar el tálamo ocupadas: 10
Ancho es mi corazón, y es todo tuyo: 11
Todo lo triste cabe en él, y todo 12
Cuanto en el mundo llora, y sufre, y muere! 13
De hojas secas, y polvo, y derruidas 14
Ramas lo limpio: bruño con cuidado 15
Cada hoja, y los tallos: de las flores 16
Los gusanos del pétalo comido 17
Separo: oreo el césped en contorno 18
Y a recibirte, oh pájaro sin mancha 19
Apresto el corazón enajenado! 20

21

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: CELESTE Y AMADOR A las horas del difunto... El castillo aislado, volcán de fueg... | Tu nombre
  • Andrés Herrera: Que finura de tratar este tema. Los celos le ciegan pero cuando se entera que la... | Anda jaleo
  • Saul Muñoz Lopez: El felino sige observando. Lo prudente, es la clave. Las calles, o hay nadie. ... | España

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos