El Amor Eterno, Leopoldo Lugones

Deja caer las rosas y los días 1
una vez más, segura de mi huerto. 2
Aún hay rosas en él, y ellas, por cierto, 3
mejor perfuman cuando son tardías. 4

Al deshojarse en tus melancolías, 5
cuando parezca más desnudo y yerto, 6
ha de guardarse bajo su oro muerto 7
las violetas más nobles y sombrías. 8

No temas al otoño, si ha venido. 9
Aunque caiga la flor, queda la rama. 10
La rama queda para hacer el nido. 11

Y como ahora al florecer se inflama, 12
leño seco, a tus plantas encendido, 13
ardiente rosas te echarán en su llama. 14

15

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: Sobre el pensamiento critico de unamuno, en su obra. Cristicaba esto, mas no est... | Parejas
  • Saul Muñoz Lopez: La esencia y el tiempo. Como se elabora un comentario filosofico propio. A p... | Parejas
  • Saul Muñoz Lopez: Como la luna. Los paseores son como mi espacio personal de mi niñez, y las estr... | Ante un Cadáver

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos