Marino, Vicente Huidobro

La pérdida del primer amor, que se va sintiendo cariño por nosotros, con nuestro recuerdo, con esa última mirada, es la esencia de este poema. El poeta llama al recuerdo, a las imágenes de sus juegos infantiles únicos, que han sucedido en una etapa feliz de su vida, en la más sincera y la más inocente.

Ella fue su primer amor y la hizo sentir la más hermosa y bella. Sin embargo, la distancia actualmente es grande entre los dos y ese sentimiento de amor de ella hacia él ha desaparecido. Ya no hay contacto. Hay una referencia a esos juegos de juventud e historias de la infancia. Imaginación, el poder del amor, que puede lo imposible, que lo daba todo. Desea que esos tiempos vuelvan. Ahora, cuando el poeta ya es mayor, sigue dejando atrás esos recuerdos, esos sueños que han ido desapareciendo.

El paso del tiempo es también un elemento muy importante dentro de la poesía. Otro de los elementos que también suele ser habitual es el de los amores de juventud. Siempre se ven, en la mayoría de las ocasiones, como momentos especiales, únicos y que no volverán. En este poema está presente esa niña de entonces, la mujer adulta ahora con la que ya no tiene relación de ninguna clase y sólo los recuerdos agradables de aquellos momentos quedan en su pensamiento.

Lo destacable de este poema es que son esos pensamientos y sentimientos que tenían entonces los que han acompañado al poeta, al protagonista del poema, durante todo su camino vital hasta su última etapa de la vida. Es en este momento cuando decide irlos dejando atrás, seguramente porque el final del camino está cerca y prefiere dejarlos ir.

Estamos ante un poema que evoluciona desde un momento especialmente agradable y bonito, hasta una sensación de tristeza por lo perdido al final del mismo. Esto hace que esos recuerdos agradables que tiene el poeta también se vayan transformando en algo, no negativo, pero sí que producen cierta desazón en el poeta. Es por ello que nos queda una sensación de vacío cuando acabamos de leerlo, al notar como el paso del tiempo las personas que extrañamos y deseamos se alejan de muy diversas maneras.


Nota de Susana Marín. Feb. 2015

Poema original: Marino

Aquél pájaro que vuela por primera vez
Se aleja del nido mirando hacia atrás

Con el dedo en los labios
os he llamado.

Yo inventé juegos de agua
En la cima de los árboles.

Te hice la más bella de las mujeres
Tan bella que enrojecías en las tardes.

La luna se aleja de nosotros
Y arroja una corona sobre el polo

Hice correr ríos
que nunca han existido

De un grito elevé una montaña
Y en torno bailamos una nueva danza.

Corté todas las rosas
De las nubes del este

Y enseñé a cantar a un pájaro de nieve

Marchemos sobre los meses desatados

Soy el viejo marino
que cose los horizontes cortados