Este Amoroso Tormento, Sor Juana Inés de la Cruz

Estamos ante un poema religioso de sor Juana Inés de la Cruz, en el que esta busca el amor divino, busca esa unión con Dios. Este misticismo que se va desarrollando a lo largo de todas las estrofas y versos, aunque en muchos aspectos podemos discrepar sobre si el camino para esta unión con Dios es más físico que espiritual. Intentaremos explicar el porqué.

En las primeras estrofas, se habla del amor divino y sobre la inseguridad sobre si lo que siente es real o no. En la segunda estrofa busca esa unión mística con tanto anhelo que su estado de ánimo es la tristeza por no conseguirlo. Una nueva estrofa nos hace ver como la tristeza la consume por esa imposibilidad de acercamiento a Dios.

En las dos siguientes estrofas la poeta nos muestra que en los momentos que puede llegar a esa vía unitiva con Dios, surgen dudas y el miedo. Es aquí donde algunos estudiosos de la poesía mística hablan de que esa vía unitiva tiene que ver con algo más físico que espiritual. De hecho, en la poesía de Santa Teresa de Jesús, se habla de que ese torrente de amor en la vía unitiva, tenía que ver más con el hecho de tener un orgasmo, algo físico, que con algo espiritual y, si lo extrapolamos a esta escritora, podríamos estar en un caso parecido si tomamos el texto y lo interpretamos de otro modo cuando dice «aparto la mano». Más que no querer tocar a Dios, parece más una sensación de culpabilidad por haberse tocado masturbado ella.

En la siguiente estrofa, cuando llega a esa unión mística, el miedo también la inunda ya que le surgen dudas acerca de que se algo físico y no espiritual lo que ha sentido. Una nueva estrofa, se adentra nuevamente en esa sensación ya que hay una desesperación física y en el ánimo. Aun así, en las tres siguientes estrofas, ella habla de su entrega y su amor incondicional a Dios. Acepta ese sufrimiento como parte del camino, aunque este sea difícil. Muchas veces como buscarlo y reconoce su ignorancia.

En las tres siguientes estrofas hay un cúmulo de dudas y sentimientos contrapuestos. Por un lado el amor a Dios y por otro lado los miedos, dudas y enfados. Se siente pequeña, frágil y débil como una niña. El camino es tedioso, con tristeza y padecimiento. Esa lucha la lleva a dudar de todo, incluso de sus propias convicciones y reconoce que en más de una ocasión cree haberse desviado del camino. Está llena de sentimientos encontrados, negativos y los ha expuesto, contado sintiéndose todavía más culpable. Hay una lucha interior entre el bien y el mal, entre lo que hace y lo que debería de hacer. Busca alguien que responda a sus lamentos, a sus dudas… y le ayude retomar la senda.

No busca dulces palabras porque eso la apartaría del camino del amor a Dios. Duda incluso cuando encuentra de nuevo este. Cuando ha conseguido esa unión, esta no ha sido completa porque la asalta la sensación de culpabilidad. Prefiere pensar que nunca ha sucedido Por último, en las dos últimas estrofas, la poeta decide terminar el poema equiparando su amor a la locura y que ésta sólo puede ser entendida por alguien que esté enamorado de verdad.


Nota de Susana Marín.
×

Poema original: Este Amoroso Tormento

Este amoroso tormento 1
que en mi corazón se ve, 2
se que lo siento y no se 3
la causa porque lo siento. 4

Siento una grave agonía 5
por lograr un devaneo, 6
que empieza como deseo 7
y para en melancolía. 8
Y cuando con mas terneza 9
mi infeliz estado lloro 10
se que estoy triste e ignoro 11
la causa de mi tristeza. 12

Siento un anhelo tirano 13
por la ocasión a que aspiro, 14
y cuando cerca la miro 15
yo misma aparto la mano. 16
Porque si acaso se ofrece, 17
después de tanto desvelo 18
la desazona el recelo 19
o el susto la desvanece. 20

Y si alguna vez sin susto 21
consigo tal posesión 22
(cualquiera) leve ocasión 23
me malogra todo el gusto. 24

Siento mal del mismo bien 25
con receloso temor 26
y me obliga el mismo amor 27
tal vez a mostrar desdén. 28

29

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Luis Haro Mendoza: es un poema regiamente armonizado con un lenguaje literario que desborda con sen... | El Brindis del Bohemio
  • Juan Carlos: Excelente análisis poético. Solamente que el nombre correcto para referirse a... | Hombres necios que acusáis (Redondillas)
  • Jacqueline Navarrete: Alfredo Espino, Poeta Salvadoreño, se le conoce como "El poeta triste" y es que... | Las Manos de Mi Madre