Como Dios manda, Manuel Benitez Carrasco

Yo me casé por la iglesia, 1
me casé como Dios manda: 2
un ramito de azahar 3
mustio sabre la solapa 4
santiguando los pecados 5
de un hombre que apunta canas. 6

Ella vestida de blanco 7
¡pureza certificada! 8
Un alfombra hasta la puerta, 9
órgano, misa, campanas, 10
y un anillito de oro 11
con una fecha grabada. 12

Pero fue lo que Dios quiso 13
por esas cosas que pasan 14
entre hombres y mujeres 15
que nadie puede explicarlas. 16

Ella torció su camino 17
de la noche a la mañana. 18
No sé si fueron razones 19
o fue un cariño que abraza; 20
pero a nadie le deseo 21
ese tormento que mata. 22

La duda entre ceja y ceja 23
como un cuchillo clavada, 24
viendo irse de las manos 25
algo que se nos escapa. 26

Nunca le hice reproche 27
ni le dije una palabra, 28
pero yo lo presentía, 29
que el corazón nunca engaña; 30
y un día... nos separamos 31
y aquí la historia se acaba. 32

Y más solo que la una 33
me quedé solo en mi casa 34
con un silencio de muerte 35
y puertas empestilladas. 36

Lo que pasé, Dios lo sabe, 37
hay penas que nunca acaban. 38

Un día encontré a la otra... 39
sí, ¡La otra! esa palabra 40
que sin tener filo muerde 41
y sin ser cuchillo mata. 42

La otra... 43
una mujer de la calle 44
con un corazón de oro 45
y una vergüenza en la cara. 46

Un cariño recio y hondo 47
fuerte como una muralla 48
trabajadora y sencilla, 49
alegre, risueña, casta; 50
leona padefenderme 51
y una hormiga pala casa. 52

¡Y a esa le llaman “la otra”! 53
como una espina que daña... 54
¡y es la que sufre conmigo 55
y es la que seca mis lágrimas 56
y se funde en mi alegría 57
igual que el oro en la fragua! 58

Sí, 59
¡yo me casé por la Iglesia, 60
me casé como Dios manda! 61
Ella vestida de blanco, 62
“pureza certificada...” 63

La otra, 64
ni se ha vestido de blanco 65
ni le han tocado campanas 66
ni le han prendido azahares 67
que a ella no le hacen falta 68
para ser pura y sencilla 69
como una fuente sellada. 70

Y aunque la llamen “la otra” 71
yo sé que es la mía ¡y basta! 72
Pero que nadie la toque, 73
nadie diga una palabra 74
que pueda ofender su nombre; 75
que nadie intente humillarla, 76
que me juego de hombre a hombre 77
y me mato cara a cara 78
con quien sea y donde sea. 79

Que si no tiene un anillo 80
con una fecha grabada, 81
yo le he regalado uno 82
con besos limpios, sin mancha, 83
y la he vestido de novia 84
con rayos de luna blanca. 85

Y aunque no es mi señora 86
ni le han tocado campanas 87
ni le han prendido azahares, 88
me quiere... 89
Me quiere ¡como Dios manda! 90

91

Comentarios

Publique su comentario sincero

Gracias por decidir aportar un comentario. Sepa que todos los mensajes son moderados, y su email NO aparecerá publicado ni se compartirá de forma alguna.

Últimos comentarios

  • Saul Muñoz Lopez: La tradicion cultural de Unamuno. Con o sin miedos. La logica transcendente. Pla... | Dime qué dices, mar!
  • Saul Muñoz Lopez: El maestro de el clan. Frases, como arte plasmante de recuerdos, Rimas cons... | Dime qué dices, mar!
  • Saul Muñoz Lopez: Me remito Urano y Gea eran los padres de Zeus, y tetis se caso con un mortal, au... | 10/10. Notas al Texto (Sentir y Pensar: poema cómico)

  • Desde 2013, Poemario es una referencia de la poesía, analizando el trabajo y la influencia cultural de los mayores autores de la historia, constituído por:

  • David Rubio
    Profesor y consultor literario
  • Paulo Altamirano
    Escritor y traductor literario
  • Rocío Calvo Fernández
    Profesora de Literatura Española
  • Mario Sanchez
    Crítico de arte, teatro y literatura
  • Victoria Jorrat
    Escritora
  • Privacidad - Contáctenos